Pequeños fuegos por todas partes
de

Empecé a leer Pequeños fuegos por todas partes de Celeste Ng porque fue el mejor libro de ficción para los usuarios de Goodreads el año pasado. De hecho, lo tenía ahí, entre los libros que me gustaría leer, a la espera de que fuera traducido (y publicado) en español.

El verano antes de la guerra
de

El verano antes de la guerra de Helen Simonson era un libro que venía precedido por excelentes críticas — «Memorable», «Cada una de sus páginas es un placer y una sorpresa», … — además de por la fama de la anterior novela de la autora — El mayor Pettigrew se enamora —, que cautivó a lectores y a críticos, siendo publicada en más de veintiún países.

El color de la luz
de

Tras leer la sinopsis de “El color de la luz” de Marta Quintín, tenía bastante claro que la novela iba mucho conmigo. Una historia de amor bastante complicada (claro) entre un pintor y su musa, a lo largo del pasado siglo. Además, se tratan otros temas como la inspiración, la vida artística o las inseguridades. Marta Quintín sitúa la historia en localizaciones tan atractivas como París o Nueva York, en momentos tan cruciales en la historia como la Segunda Guerra Mundial o la Guerra Civil Española.

El jardín de Sonoko
de

“El jardín de Sonoko” de David Crespo es una novela que me ha dejado totalmente descolocada. Reconozco que empecé a leerla por las reminiscencias orientales que desprende. La edición en papel es preciosa, muy elegante pero llamativa, estéticamente prometedora.

Patria
de

Hace algunos días, os anunciaba por redes sociales que había empezado a leer el libro del que todo el mundo habla: Patria, la exitosa novela de Fernando Aramburu. Yo, para variar, llego un poco tarde a reseñarla, y es que admito que me ha llevado mi tiempo decidirme acerca de si hincarle el diente o no. Ya sabéis que no soy muy fan de los titulares comerciales, ni de las pegatinas en las portadas indicando el prestigioso número de ediciones. Tampoco soy muy amiga de las listas de más vendidos o de las críticas unánimes y pasadas de órbita…

Nosotros en la noche
de

Hace algunas semanas, me enteré de que, dentro de relativamente poco, Netflix estrenará una película de producción propia basada en la novela de Kent Haruf, Nosotros en la noche, que (voilá!) protagonizarán Robert Redford y Jane Fonda.

Háblame bajito
de

Hay libros con los que no conectas desde el principio, y me temo que Háblame bajito de Macarena Berlín es uno de ellos. Empecé a leerlo, entre otras cosas, por las buenas críticas. Todas ellas hacían referencia a la tremenda sensibilidad de la autora, Macarena Berlín, una periodista que particularmente no sigo mucho pero que lleva desde hace años conduciendo uno de los programas más consolidados en la radio de este-nuestro-país-España.

Trabajo, piso, pareja
de

“Trabajo, piso, pareja” de Zahara es su primera novela y va evolucionando a medida de que la vas leyendo. Lo que en principio parece una especie de chick-lit ligera, con la típica historia en la que chico-conoce-a-chica-de-forma-peculiar-y-se-enamoran, va dando paso a otro tipo de novela de corte más oscuro. Zahara nos descubre la otra cara de las historias de amor.

El baile de las luciérnagas
de

El baile de las luciérnagas de Kristin Hannah es una novela que viene precedida por el enorme éxito de El ruiseñor, la última de la autora y todo un éxito en cuanto a ventas. Aunque sea principalmente conocida por esta última

Un incendio invisible
de

Gracias a mi incipiente afición a las novelas de Sara Mesa, la editorial Anagrama ha tenido a bien enviarme la edición revisada de Un incendio invisible, un libro que vio la luz allá por 2011, y que se ha reeditado hace muy muy poquito. Como sabéis, de un tiempo a esta parte, me he convertido en una entusiasta fan de la autora, uno de mis últimos descubrimientos lectores y que os he recomendado por activa y por pasiva.