El bosque sabe tu nombre
de

Empecé a leer El bosque sabe tu nombre de Alaitz Leceaga con muchísimas ganas. Ya se que siempre os digo lo mismo al empezar las reseñas, pero, qué queréis, cuando me pongo con un libro lo hago porque pienso que me va a gustar. ¿Qué digo gustar? Pienso que me va a chiflar, aunque, en el mayor de los casos, ya sabéis que es otro el resultado. Y es que, como otros muchos que han pasado por mis manos, el debut literario de Alaitz Leceaga tenía elementos que podrían gustarme muy mucho. Un secreto oculto en lo más profundo del bosque. Una mansión azotada por las olas. Dos hermanas enfrentadas. Un linaje de mujeres con un don extraordinario. La verdad es que tenía un agradable olorcillo a novela gótica que me encandiló totalmente.

El aire que respira
de

El aire que respira de Brittainy C. Cherry es el primer libro de la Serie de los Elementos y, según parece, la novela romántica revelación en Estados Unidos. En fin… Yo empecé a leerla, evidentemente, por las buenas críticas, pero también porque eran muchas las personas que manifestaban que la novela le había producido rechazo y atracción a partes iguales. Ya sabéis que el morbo es algo difícil de vencer, por lo que me fui directamente a por ella. ¿Qué esperaba encontrar? Pues supongo que algo del estilo a Prohibido de Tabitha Suzuma, una novela que engancha muchísimo y que da, de vez en cuando, un poco de repelús.

Zoe en horizontal
de

Zoe en horizontal, supuestamente, es un libro basado en las experiencias reales de @ZoeSwinger una chica normal, que escribe bajo pseudónimo y que se introduce, como quien no quiere la cosa, en el mundo swinger. En su libro refleja todas las experiencias que vivió (y vive) en estos ambientes y lo que se cuece en ellos, todo, aderezado con alguna que otra dosis de romance y misterio.

Tres veces tú
de

Hay libros que dejan huella en tu vida. A veces, ni siquiera son los mejores, pero hay novelas que despiertan en ti… algo. Leí “Tres metros sobre el cielo” en 2008,un 24 de junio, y, como podéis ver en la foto, mi reseña consistió solo en una palabra. Precioso. Por entonces, yo no tenía este blog, — empecé con él meses después —, y mis comentarios acerca de las novelas que leía consistían solo en una anotación en la anteportada. Después de escribir aquella en el libro de Moccia, vinieron muchas más relecturas, decenas de visionados de la adaptación italiana de la novela — subtitulada al español — y una compulsiva y delirante lectura del segundo de los libros, en italiano y con el traductor de Google.

Flower. Un amor intenso.
de

Juro por lo más sagrado que, después de terminar Flower. Un amor intenso de Elisabeth Craft y Shea Olsen, me niego a volver a leer ningún libro más sobre chicos malotes. De hecho, ya había tomado la decisión hace bastantes meses, pero confieso que he sido débil. Sí, otra vez. En cuanto vi, en la sinopsis del libro, las palabras estrella del rock fui de cabeza a por él, obviando, por supuesto, que se trataría de una novela facilona, que me engancharía muchísim0 y que, después de leerla, me dejaría exactamente igual.

El libro del día del juicio final
de

Supe de la existencia de El libro del día del juicio final de Connie Willis cuando confeccioné la lista de Las 9 mejores novelas de amor y viajes por el tiempo; tenía una increíble pintaza. En primer lugar, porque aunaba dos temáticas que a mi me fascinan — la novela romántica y los viajes en el […]

Bilogía Lucía
de

A primera vista, la Bilogía Lucía de Saray García recuerda muy mucho a saga de Elísabet Benavent. El uso del nombre de la protagonista para conformar la saga, los propios títulos consecutivos de las dos novelas, además, claro está, de la propia historia: novela de amor calentita y romántica, como macizorros a granel, amigas locas y zapatos y ropa de marca. Además, tal como ocurre en las novelas de @betacoqueta, la Bilogía Lucía también engancha mogollón.

Saga Búscame en tus sueños
de

No ocurre todo lo a menudo que a mí me gustaría, pero, de vez en cuando, hago caso a vuestras recomendaciones. En esta ocasión, la propuesta vino de parte de Brea Opaeri que, conocedora de mi amor incondicional por lo escocés, los kilts y los viajes en el tiempo, tuvo a bien recomendarme Búscame en tus sueños, de Caroline March, un libro muy en la línea de Outlander que a Brea, por lo menos, le enganchó bastante.

Trilogía El veneno que nos separa
de

Supongo que cuando decidí leer la Trilogía El veneno que nos separa de Irene Hall, lo hice porque pensaba que me encontraría algo del estilo de Benavent. Los comentarios acerca de los libros eran realmente buenos y pensé que, después de todo el material de dudosa calidad que rula por ahí, si la gente los ponía por las nubes, deberían ser algo mínimamente potable. Lo que todavía no tengo muy claro es por qué seguí leyéndolos. Os puedo asegurar que hay libros mucho mejores que he mandado directamente al ostracismo. Supongo que me parecieron tan horrorosos que me hacía cierta gracia todo y, mientras me lo pasaba pipa, totalmente espantada con lo que leía, me imaginaba escribiendo esta reseña con cierta mala uva. (jijiji)

El manantial
de

Quince años después de la Noche del Desastre, sólo quedan las ratas y la apuesta por la supervivencia (stop). La Enfermedad ha resultado peor que el mismísimo Diluvio bíblico (stop). Los vivos bastante tienen con conservar el pellejo (stop). En un instituto medio abandonado en mitad de una ciudad fantasma sobreviven Abel y Verona (stop). Eran unos críos cuando sucedió el Desastre (stop). Quince años después se han convertido en dos verdaderos hijos de puta (stop).