La luz que perdimos
de

Cuando me decidí a leer La luz que perdimos de Jill Santopolo estaba verdaderamente confundida. A la novela la comparaban con Siempre el mismo día de David Nicholls y Yo antes de ti de Jojo Moyes, y, si me seguís, sabréis que, en su momento, valoré a cada uno de estos libros de manera bastante desigual.

El vuelo de Lena
de

Como sabéis, tenía muchas ganas de leer el nuevo libro de Sara Ballarín: “El vuelo de Lena”. De hecho, aparecía en mi selección de libros para este verano. Su anterior novela, Contigo en el mundo, me sorprendió muy gratamente, fue ganándome poco a poco y, al terminarla, reconocí que me conquistó. Me gustó mucho su forma de escribir y la originalidad de sus personajes que, a pesar de ser muy normales, tenían una coherencia y una sensibilidad difícil de encontrar en novelas de este género.

Bajo cielos lejanos
de

En Bajo cielos lejanos, Sara Lark nos introduce en la vida de Stephanie, una periodista alemana, de pasado misterioso, que viaja a Nueva Zelanda para escribir un reportaje. Como podréis imaginar, ese viaje también la marcará íntimamente, y le hará resolver un gran conflicto de su infancia.

Sigue lloviendo
de

Sigue lloviendo de Alice Kellen , por momentos, me ha resultado un libro bastante anodino y, por otros, me ha mostrado detalles que me han gustado bastante. Así que, para facilitarme un poco la labor, esta reseña será de esas en las que se diferencia claramente lo positivo de lo negativo. Vosotros seréis los jueces; los que, en última instancia, decidiréis si merece o no la pena leer o no esta novela.

El instante preciso en que los destinos se cruzan
de

“El instante preciso en que los destinos se cruzan” llegó por casualidad a mi vida, y lo hizo para quedarse. Se coló en mi lista de pendientes sin hacer ruido, con su portada un poco sosaina y su título increíblemente largo. Empecé a leer, y ya nadie pudo pararme. Esta novela de Angélique Barbérat te absorbe y, a

Fuera llueve, dentro también ¿Paso a buscarte?
de

Es probable que, si hubiera sabido que Fuera llueve, dentro también ¿Paso a buscarte? de Antonio Dikele Distefano no era una novela al uso, no la hubiera leído. Ya se que lo digo muchas veces. Que me fijo en las portadas y no me leo las contras. Pero qué queréis que os diga. Como rezaba la canción yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré. ¡Qué vamos a hacerle!

Las ventajas de ser un marginado
de

Por si todavía no lo supiérais, hago caso a vuestras recomendaciones. Es verdad que algunas me llaman más la atención que otras, pero todas todas todas las tengo en cuenta, y como muestra un botón. Hace algunos días, la amiga Soff, que había leído FanGirl y gran parte de los libros de Rainbow Rowell, me […]

Un monstruo viene a verme
de

A principios de año, aunque parece que fue ayer, fui al cine a ver una película de terror llamada Babadook. A mi me encantó, y os la recomiendo encarecidamente, a pesar de que es una de esas películas de terror que no suelen gustar a todo el mundo. Es muy original y, a su manera, […]

La luz de Candela
de

La luz de Candela de Mónica Carrillo es un libro que está bien… Bien, en el sentido de ni frío ni calor; en el sentido de que, si no lo lees, no te pierdes nada y, si lo lees, tampoco pierdes tu tiempo. En definitiva, potable.

En líneas generales podríamos decir que es un libro que nos sumerge en la historia de un amor: el comienzo, el auge, las dudas, la ruptura y el posterior olvido. Se trata de un amor enfermizo, tóxico; que atrapa, engancha y del que es bastante complicado escapar. Una relación negativa y obsesiva que más de uno hemos vivido. Por lo que, hasta ahí, todo muy bien.

Algún día nos lo contaremos todo
de

Es bastante frecuente que aparezcan pequeñas distracciones, caprichos del momento, a los que es difícil resistirse y que me suelo permitir. Es el caso de Algún día nos lo contaremos todo de Daniela Krien. Un día, sin saber cómo, apareció en una de mis búsquedas y sentí una especie de conexión que me impulsó a leerlo de inmediato. Además, es relativamente corto, puede terminarse en un día a buen ritmo, y encima engancha muchísimo.