Secuestrada
de

Empecé a leer Secuestrada de Anna Zaires por curiosidad. Ya sé que va a sonar muy raro, pero siempre me ha llamado un poco la atención todo ese asunto del secuestro como detonante traumático de una historia de amor. No penséis mal de mí, que hemos leído cosas peores (como hermanos que se lían o señoras que se acuestan con señores pensando en su esposo muerto). Cuando me refiero a este tema, no me refiero a que te secuestre Marianico El Corto o Torrente, ni siquiera José Coronado, me refiero a que lo haga David Gandy, preferiblemente con el slip blanco que lleva en el anuncio de Dolce & Gabbana. Vamos, un secuestrador buenorro, que no te toca ni un pelo, y que se enamora de ti locamente. Algo así como una versión ampliada de Siete novias para siete hermanos. Por eso empecé con Secuestrada, que, como su propio nombre indica, va precisamente de eso.

Las edades de Lulú
de

“Las edades de Lulú” de Almudena Grandes, contra todo pronóstico y a diferencia de gran parte del resto de los mortales, es un libro que nunca me ha llamado demasiado la atención. Aunque crecí en aquella época donde muchas personas lo leían (y veían la película) con una sensación que se movía entre lo morboso y lo sacrílego,

Tú y yo (Saga Tú y yo / Absolute)
de

cuando digo que “Tu yo. Nivel: principiante” de S. J. Hooks no solo tiene cinco estrellas, sino que también pasará a formar parte de nuestra longeva selección de Libros que enganchan es porque, en cuanto a género, y con esto me refiero a las novelas para chicas subidas un poquito de tono, es lo más fresco, novedoso y genial que he leído en mucho tiempo.

Trilogía Todas las canciones de amor que suenan en la radio
de

Hace mucho tiempo que dejé de leer erótica y, después de catar la Trilogía Todas las canciones de amor que suenan en la radio de Cristina Prada, me ha quedado bastante claro por qué dejé de hacerlo. Cuando a todas nos dio el boom de los libros guarretes (es decir, Cincuenta sombras de Grey y pseudo-copias) no recuerdo que me pareciera tan aburrido el tema; al contrario, era excitante.

Trilogía Corazón
de

Ahora que estamos en verano, y encima con estos calores, no hay nada más apetecible que un buen helado. Supongo que algo por el estilo han tenido que pensar en Grijalbo para idear estas maravillosas y coloridas portadas que hacen tan atractivos a los libros que componen la Trilogía Corazón de Elena Montagud. Tanto por su estética como por su propia distribución escalonada a lo largo de la temporada estival, las novelas parecen especialmente concebidas por y para el verano.

Bilogía La droga + dura
de

La Bilogía La droga + dura me ha recordado, salvando diferencias de temática, a la Saga Valeria de Elisabet Benavent. Supongo que esto le hará mucha ilusión a Peterson que es una gran fan de Benavent. Ambas sagas son “primeros libros” de alguien, y la verdad es que se nota; en el caso de Benavent, porque se iba un poco por las ramas y todo era demasiado naif; en el de Anny Peterson, porque se nota que es una autopublicación y que no tiene una gran editorial detrás.

Zoe en horizontal
de

Zoe en horizontal, supuestamente, es un libro basado en las experiencias reales de @ZoeSwinger una chica normal, que escribe bajo pseudónimo y que se introduce, como quien no quiere la cosa, en el mundo swinger. En su libro refleja todas las experiencias que vivió (y vive) en estos ambientes y lo que se cuece en ellos, todo, aderezado con alguna que otra dosis de romance y misterio.

Trilogía El veneno que nos separa
de

Supongo que cuando decidí leer la Trilogía El veneno que nos separa de Irene Hall, lo hice porque pensaba que me encontraría algo del estilo de Benavent. Los comentarios acerca de los libros eran realmente buenos y pensé que, después de todo el material de dudosa calidad que rula por ahí, si la gente los ponía por las nubes, deberían ser algo mínimamente potable. Lo que todavía no tengo muy claro es por qué seguí leyéndolos. Os puedo asegurar que hay libros mucho mejores que he mandado directamente al ostracismo. Supongo que me parecieron tan horrorosos que me hacía cierta gracia todo y, mientras me lo pasaba pipa, totalmente espantada con lo que leía, me imaginaba escribiendo esta reseña con cierta mala uva. (jijiji)

Trilogía Mi elección
de

Alba es periodista de vocación, es soltera y sobrevive en Lavapiés. Alba pierde su empleo, pero Gabi le consigue una entrevista. Alba ahora es secretaria y se siente frustrada. En su primer día de trabajo cruza la mirada con un hombre en el metro. Ese hombre es Hugo. Sexy, provocador y horriblemente deseable. También conocerá a Nicolás, enigmático e inquietantemente atractivo.

Saga Valeria
de

Hace pocos días empecé a leer la Saga Valeria de Elísabet Benavent, y cuando digo que fue hace pocos días, lo digo de verdad. La he devorado. No se puede negar que los cuatro libros que la componen son tremendamente adictivos, de ahí que hayan ido de cabeza a formar parte de la lista de Libros que enganchan. Desde que empecé el primero, En los zapatos de Valeria, todo fue más que rodado, y el resultado fueron varios días en los que leía desde que me levantaba hasta que me acostaba. Hacía tiempo que no me pasaba, he de decir.