Eleanor & Park de Rainbow Rowell es un novela que me habéis aconsejado mucho. No obstante, no os atribuyáis todo el éxito: ya le había echado yo el ojo hace bastante tiempo, solo que por entonces no estaba traducida al español. Cuando leí vuestras recomendaciones, supuse que ya estaba disponible en español y me hice con una copia, esta vez en papel, que es muy bonita la edición.

¿Y qué puedo decir?

Que es un buen libro, ante todo. Quizás la historia no sea demasiado original, en sentido de que es chico-conoce-a-chica-con-problemas, pero es muy bonito. En algunos momentos, echas la lagrimilla por lo encantador que es todo, y porque te transporta a cuando tú tenías 16 años y vivías tu primer amor. Por la edad de los protagonistas, supondréis bien que la novela es juvenil. Lo es. Sin embargo, estamos ante un caso de libro para todos los públicos. Creo que personas de las edades pueden leerlo y, lo más importante, disfrutarlo. En Eleanor & Park, lo importante no es tanto la historia como, a mi entender, cómo se cuenta esta. Rainbow Rowell (bonito nombre) lo hace con mucha sensibilidad y mucho oficio, porque el libro engancha como el que más. Tampoco es que sea El Quijote, pero os puedo asegurar que me ha tenido un día (menos de un día, en realidad) sin levantarme del asiento.

Os preguntaréis entonces… ¿por qué le he dado solo cuatro estrellas? ¿Qué diferencia un libro de cinco estrellazas de uno de cuatro?. Bueno, los libros de cuatro estrellas suelen ser muy buenos libros también, solo que por un detalle (a veces pequeño pero que marca la diferencia) no tiene todo lo que debe tener para ser un V.I.P., y en el caso de Eleanor & Park es, como en la mayoría de los casos… el final.

Sí, señoras y señoras. No encontramos con un libro de final abierto (si hay segunda parte, por favor, sería un detalle comentarlo), un libro de esos que acaban en plan móntate-la-película-que-imaginar-es-gratis-y-no-me-pagan-para-escribir-un-final. No es que el final sea catastrófico; hay peores finales abiertos que el de la novela que nos ocupa. Sin embargo, a mi modo de ver, fastidia la novela, y, de ahí, las cuatro estrellas. Un libro que podría ser perfecto, no lo es por el final. ¡Qué importancia tienen y qué poco lo suelen valorar los escritores!

Sin embargo, como os digo… Es un buen libro después de todo. Una edición muy cuidada y bonita, una gran historia. Atreveos sí o sí, y luego volved y criticad conmigo estos finales modernos que tanto fastidian