Llevo varios meses sabiendo de la existencia de la Colección @betacoqueta; libros chick-lit recomendados y prologados por Elisabet Benavent. Ya sabéis que soy supermegafan de la autora — mucho más después de su último libro — por lo que me tiré como pollo sin cabeza a por esta colección. Como no…

Sin embargo, desafortunadamente, los primeros capítulos de los libros que parecieron más interesantes no lograron engancharme demasiado. De hecho, los dejé por imposibles, achacando el asunto de las recomendaciones al más puro marketing… Ya sabéis que suelo pensar mal y sucio a menudo. Desde luego, más de lo que a mi salud le conviene. Sin embargo, después de terminar Miss zapatos de lujo, creo que tendré que darles una nueva oportunidad. El libro de Ana Cantarero, me ha gustado muy mucho. ¡Qué leches! ¡Me ha chiflado!

Pero vayamos por partes…

Supongo que buena culpa de que este libro me haya encantado es que tanto la manera de escribir de la autora como la propia historia me ha recordado muchísimo a Benavent. De hecho, el libro de Cantarero me ha recordado mucho a una de las mejores sagas de la valenciana: la Saga Silvia. Por supuesto, lógicamente, con sus diferencias, porque tampoco es que los libros tengan mucho que ver. Supongo que el hecho del que el prota sea un cantante de rock inundado de tatuajes ha servido bastante para que yo haya establecido la conexión. No obstante, al igual que los libros de @betacoqueta, Miss zapatos de lujo se lee como un rayo, ya que engancha mogollón, y la narración es fluida y magnética, por lo que no puedes parar de leer. Hay poco margen para la escapatoria, me temo.

Y por supuesto está él

Sé que a muchas lectoras no les ha gustado; que ni siquiera les ha caído bien Nick. En cambio, a mi me ha gustado cantidad. ¿Qué queréis que os diga? Me gustan los protas que tienen personalidad, un poco de chulería, sentido del humor y que hacen rabiar a la chica. Además, me mola su rollo. No por el tema de los tatuajes, que es algo que a mi ni fu ni fa, es más por su forma de ser. También, por sus gustos musicales… (Y aquí es donde me pego el pegote…) La verdad es que me ha recordado un poco a mi novio — aunque él no tiene tatuajes ni se le parece mucho — pero, en esencia, podrían ser casi siameses.

Luego están los que tachan a la novela de ligerita, de tópica y típica, de ser más de lo mismo… Parece que las que leemos libros como los de Cantarero, alternamos semana sí, semana no, a Dostoyevski y a Joyce. A ver, Miss zapatos de lujo no es que sea un hito en la historia de la literatura, ni siquiera de la chick-lit, sin embargo, opino que he leído muchos libros que estaban muy por debajo en cuanto a calidad y “creatividad” e, incomprensiblemente, mucho mejor valorados por la crítica. A mí me parece que es una novela honesta, que está bien escrita, que engancha, que no se va por las ramas, que no decae hasta el final y que no tiene a una protagonista tarada a la que quieres matar. Y, a estas alturas de la película, todo esto se valora…

En general, me ha gustado Ana Cantarero como escritora y, también, su honestidad. Muestra de ello es el último capítulo del libro, donde se revela la verdad de Nick, y en el que la autora intenta, por todos los medios, ser lo más consecuente con su personaje hasta el final. Cuando lo terminé, no pude dejar de pensar en qué medida ese capítulo fue deseado desde el principio por la autora o exigido al final. De cualquier manera, me pareció un gran ejercicio de honestidad y consecuencia con el personaje.

Así que ya sabéis. ¿Una novela agradable, divertida, calentita y adictiva para este final de verano? ¡No veo propuesta mejor!