Alexa entre las olas

¿Qué responderías a tu mejor amiga si esta te propusiera abandonar tu vida para pasar un verano en una aldea costera de Portugal? «El plan suena idílico, pero nosotras no nos podemos permitir vagabundear por los pueblos. Somos dos mujeres de treinta y tres años…». Pero imagínate que te invita a su boda el hombre con el que has convivido durante tres años y del que todavía crees que sigues enamorada… «Mañana solicitaré una excedencia por seis meses a mi jefe y si me la concede, cuenta conmigo para viajar a Portugal». Permiso concedido, maletas cargadas en tu Mini amarillo, mil kilómetros recorridos y de repente un regimiento de avispas autoestopistas se cuela por la ventanilla. «Nos asustamos, salimos zumbando del coche y este decidió por sí mismo lanzarse de morros al río. Tal cual. Splash. Chapuzón». Entonces, aparece a lo lejos una destartalada furgoneta vintage conducida por un surfero de veinticuatro años con pintas de Tarzán que resulta ser… «Nuestro salvador o mi castigador, según el color del cristal con que se mire». Alexa entre las olas es una marea de sentimientos y emociones de un pasado que arrasa con un presente incierto; donde la adrenalina se confunde con el deseo, la amistad con el amor y el sentido del humor con el miedo. Viajarás a playas paradisiacas, cabalgarás tu gran ola, disfrutarás de fiestas playeras y revivirás ese romance veraniego del que toda mujer guarda un inolvidable recuerdo.

¡Cómpralo en Amazon! ¡Cómpralo en Casa del Libro!

Reseña

Hace algunos días, cuando os hablaba de los 5 libros que meteré en la maleta este verano, os comenté mis ganas de leer la nueva novela de Ana Cantarero: Alexa entre las olas. Su primer libro, la historia de amor entre un cantante de rock y una chica un poco pija, me gustó mucho. Miss zapatos de lujo me pareció una novela honesta, original y muy adictiva, por lo que estaba totalmente claro que leería sí o lo siguiente que publicara. Además, en honor a su portada y su título, ¿qué momento mejor para hacerlo que las vacaciones? (¡sí! ¡estoy de vacaciones!)

Sin embargo, no penséis que empecé a leer sin ninguna reticencia. La verdad es que llevo algunos meses un poco desencantada con la lectura. No se si es que me he puesto demasiado tiquismiquis o muy exigente, pero lo cierto es que parece que, últimamente, nada me gusta o, por lo menos, no me satisface completamente. Cuando empecé Alexa entre las olas estaba totalmente convencida de que algo malo ocurría conmigo en mi faceta lectora, y tenía la firme convicción de que, si seguía así, debía considerar seriamente abandonar esto del blogueo… no es plan de ir cortando cabezas escritoras a diestro y siniestro, ¿verdad?

Así las cosas, el comienzo de Alexa entre las olas tampoco es que fuera muy prometedor: dos chicas que deciden quitarse del medio y pasar el verano en la costa portuguesa; una narración en dos espacios temporales que no terminaba de entender; alguna que otra sorpresa inesperada… Seguía sintiendo el mismo vacío existencial de lectora-que-ha-vuelto-y-ha-ido-mil-veces, pero me animé a leer… ¡Y menos mal!

Porque entonces apareció ÉL

Solo he leído dos libros de Ana Cantarero, — no sé si en el futuro esto también será así —, pero le alabo muchísimo el gusto en lo que a protagonistas masculinos se refiere. Ellas tampoco están mal, no son unas taradas inconscientes y, más o menos, puedes identificarte con ellas, pero ellos… Ellos son sublimes. Y no lo digo solo por Izan Oliveira, el protagonista de Alexa entre las olas, del que luego os hablaré largo y tendido, también tengo en cuenta a Nick Mendoza: el chulazo de Miss zapatos de lujo, responsable al 95% de lo mucho que me gustó aquella novela.

Y es que, el acierto en los personajes masculinos de las novelas de Cantarero, se basa en que estos, simple y llanamente, tienen personalidad. Siempre hablamos de lo estereotipado que es todo en la romántica, pero nunca lo hacemos analizando en primer plano al personaje masculino. Parece que todos ellos tienen que ser guapos, fuertes, buenorros, ricos y ganadores en lo laboral, en lo social y en lo sexual. Y bueno, aunque todo eso esté muy bien, llega un momento que tanta perfección puede llegar a cansar. Muchas veces, necesitamos winds of changes, como decían los Scorpions, y, desde luego, Izan Oliveira sí que es algo nuevo, diferente y fascinante.

¿Os acordáis de En la isla de Tracey Garvis Graves? Es un libro que, extrañamente, muy poca gente conoce y que a mi me requeteencantó. Se trata de una especie de El lago azul, donde los protagonistas son una mujer de mediana edad y un joven muy joven. Además de todo el asunto de la supervivencia en una isla paradisíaca, el libro aborda el interesante (y poco explorado) tema de la diferencia de edad en la pareja cuando ella es sensiblemente mayor que él. Aunque a mi, personalmente, me costaría mucho trabajo comprobarlo (no me suele caer muy bien la juventud más tierna), realmente es un tema que me fascina, y que veo muy necesario que se explore. Ya está bien de tanto vejestorio con chavalita colgada en el brazo, ¿no?

En este sentido, Alexa en las olas me ha recordado mucho a En la isla. Al igual que T.J., el protagonista de esta última, Izan es bastante más joven que Alexa, pero tiene un encanto, un magnetismo y una madurez que enamora desde la primera página. ¡Y eso que no soy mucho de rubios ni de surferos (y tampoco de Ben Dahlhaus, el modelo suizo en el que se inspiró la autora)! Pero me ha parecido tan tierno, sexy y encantadoramente sensato que me ha cautivado totalmente. Es sin duda, un personaje MUY diferente al que estamos normalmente acostumbradas (sensible, considerado, bueno…),  que todas deberíamos conocer (si no en la vida real, en libros).

Por lo demás, y en general, el libro me ha gustado mucho. No puedes parar de leerlo: engancha mogollón, por lo que lo he incluido en la sección Libros que enganchan. Además, no es nada redundante, no hay relleno, todo se desarrolla suficientemente y naturalmente en un solo volumen (¡qué alegría me dan estas cosas!)

Así que, no dudéis más: ¿una novela fresquita, agradable, romántica y diferente para el verano? ¡Alexa entre las olas!

Escrito por El Ojo Lector

Soy El Ojo Lector y me encanta leer. Vivo en Sevilla (Andalucía, ES), con mi novio y mi chihuahua-pantera Panchito. Soy fanática de Los Beatles, me encantan los frijoles, el sushi, los macs, el Real Betis Balompié y las películas de Rocky. Desde 2008, leo y reseño en la sombra. Recomiendo libros. No esperes críticas edulcoradas; no las encontrarás, para bien o para mejor :)