¿Quién te lo ha contado?
de Marian Keyes

Una historia puede tener distintos protagonistas; esta tiene tres: Jojo, agente literaria, atractiva, triunfante y muy, pero que muy ambiciosas. Mantiene relaciones con su jefe, un hombre excelente. Sólo tiene el defecto de estar casado. Lily, autora y cliente de Jojo. Su primera novela ha tenido un éxito enorme. Vive con Anton y están muy enamorados. Compran la casa de sus sueños y tienen un bebé. Pero la creatividad de Lily se paraliza, no puede escribir ni una palabra. Y, lógicamente, tampoco puede pagar las facturas. Por fin, está Gemma, ex novia de Anton y todavía enamorada. Y encima Lily era su mejor amiga. Para colmo, su padre se marcha de casa para vivir con una joven, su madre sufre profunda crisis y exige que Gemma esté a su lado veinticuatro horas al día... Pero la vida y el amor son imprevisibles...

¡Consíguelo aquí!

Reseña

Seguimos con la racha; diciembre ha sido un mes realmente prolífico.

Ya sé que tengo fama de estar obsesionada con las novelas de Marian Keyes. ¿Cuántas puedo haberme leido ya? ¿Unas cinco? Me encantan sus libros pero, muchas veces, siento dentro de mi un cierto resquemor que no me hace disfrutar totalmente. ¿Seré una adicta a la novela rosa? ¿Disfrutaría igual con un libro de Corin Tellado o de Nora Roberts? ¿Qué diferencia hay entre estas escritoras y mi idolatrada Marian? Espero que un abismo de creatividad y de situaciones desternillantes.

Aunque, normalmente, suelo hablar muy bien de sus novelas creo que, en esta ocasión, no voy a poder hacerlo. “¿Quién te lo ha contado?” es un libro divertido y muy entretenido. He tardado un tiempo ridículo en leerlo (a veces parece que solo leo, pero ¡qué va! hago más cosas), sueltas la carcajada. No se llora (en este no) y, como siempre, hay mujeres maravillosas, autosuficientes, trabajadoras, madres,… en las que podemos vernos reflejadas muchas mujeres (o tal vez no).

¿Entonces? ¿Por qué no te ha gustado?, diréis. Bueno, en primer lugar, porque no termina con un final feliz. No es que a mi me gusten los finales felices o que los necesite. Hay veces que no se termina bien y no pasa nada. Lo que no me gusta es que, durante todo el libro, se sugiera que puede haber un final agradable, en un sentido determinado, y luego no ocurre. Hablando claro: que te pongan la miel en la boca y luego te den el palo. Eso conecta con la segunda razón que me lleva a no adorar este libro: hay veces que parece que las cosas ocurren demasiado rápido. En muchas ocasiones ocurre como cuando un actor se marcha de una serie de televisión y tienen que cambiar la trama rápidamente para disimular el hueco. En algunos momentos se le da demasiada importancia a algo o algún personaje que no la tenido durante todo el libro pero, en cambio, se obvian cosas muy importantes que se llegan a ningunear. Es, según mi punto de vista, el típico caso del libro escrito rápido, aunque las críticas dicen que es la obra más ambiciosa de la Keyes.

¿Qué es lo que más me ha gustado? ¡Las madres! Las madres de las protagonistas son extraordinarias en todas sus novelas.

Consejo a posibles lectores: Si te gusta Marian Keyes, léelo, si no has leído nada de ella, lee otro (pregúntame) y, si no te gusta, ¡¿qué haces leyendo ésto?!

¡Nos vemos el año que viene!

DZ5JHNUJR8UJ

Escrito por El Ojo Lector