Juego de mentiras
de

Hace algunas semanas, en la lista de 5 libros que meteré en la maleta este verano, os comentaba que tenía pendiente leer lo nuevo de Ruth Ware: Juego de mentiras. Si me seguís, sabréis que, desde que leí En un bosque muy oscuro, me he convertido en casi una incondicional de la autora, a pesar de que no me considero excesivamente fan de las novelas de misterio.

El color de la luz
de

Tras leer la sinopsis de “El color de la luz” de Marta Quintín, tenía bastante claro que la novela iba mucho conmigo. Una historia de amor bastante complicada (claro) entre un pintor y su musa, a lo largo del pasado siglo. Además, se tratan otros temas como la inspiración, la vida artística o las inseguridades. Marta Quintín sitúa la historia en localizaciones tan atractivas como París o Nueva York, en momentos tan cruciales en la historia como la Segunda Guerra Mundial o la Guerra Civil Española.

El café de los pequeños milagros
de

Hace algunas semanas, me ofrecieron la posibilidad de leer El café de los pequeños milagros, el nuevo libro de Nicolas Barreau, el autor de la famosísima La sonrisa de las mujeres, novela que, reconozco, no he leído, pero que, hasta día de hoy, encuentro por todos lados. En estos momentos, creo que Nicolas Barreau se ha convertido en la quintaesencia de lo romántico,

En las manos de las furias
de

En las manos de las furias de Lauren Groff, es una novela que llegó a mi encumbrada por grandes titulares. Bestseller de The New York Times; Finalista del National Book Award; Mejor novela del año en Amazon; Mejor novela del año según Obama… (¡según Obama! Ni más ni menos). Como ya sabéis, suelo hacerle poco caso o ninguno a este tipo de estrategias… Aunque, lo del Mr. President me tocó la fibra… Bromas a parte, cuantas más purpurina le pongan a una novela, más suelo huir de ella; cuanto más la anuncien en radio o televisión, más a chamusquina me huele; y, aunque hay honrosas excepciones, no me suelo equivocar al pasar de ellas.