Hace unas semanas, os comentaba lo bien que me lo había pasado leyendo Jesús me quiere de David Safier. Entonces, ya os relaté cómo, cuando empecé a leerlo, no tenía ni idea de quién era Safier y ni de que había escrito, con anterioridad, Maldito Karma, la novela de la que hoy os hablaré.

Maldito Karma es un libro del que oí a hablar a una de mis amigas. Lo ponía por las nubes. Era divértidísimo, lo mejor que había leído. Le hubiera tomado la recomendación con gusto de no haber sabido que entró casi en depresión leyendo un libro de Marian Keyes. Del mismo modo creo que, en un cumpleaños, le regalé Cometas en el cielo uno de los libros más maravillosos que he tenido el gusto de conocer y que creo que todavía no ha tocado… Por eso, cuando me habló de Maldito Karma hice un poco oídos sordos ya que, después de tanto desacuerdo lector, llegué a la conclusión de que nunca coincidiríamos en gustos.

No obstante, más tarde, cayó en mis manos Jesús me quiere, y Safier entró de lleno en mi vida. Entonces pensé en leerme su primer libro y averiguar, de primera mano, si era tan increíblemente bueno.

Muchas personas que han leído Maldito Karma piensan que es mucho mejor que Jesús me quiere pero, como yo soy un bicho raro, he de decir que, sinceramente, a mí me gustó  mucho más el segundo. Las carcajadas que eché leyéndolo no las eché con Maldito Karma. Las circunstancias son mucho más hilarantes y surrealistas y a mí, particularmente, como libro de humor y, en general, como lectura, me pareció mucho más estimulante. También está el hecho de que a muchas personas les parece más propio desternillarse con reencarnaciones que con Jesucristo ligando con una mortal, pero eso depende de la religión que profeses, claro está.

No obstante, Maldito Karma es un libro muy entretenido e incluso, más completo que la segunda obra de Safier. De la forma en que creo que el segundo libro sólo perseguía objetivos humorísticos (algo totalmente loable) en el libro que nos ocupa creo que apuntó más alto. En este sentido, reparte ciertas cuestiones de autoayuda, tirando de reencarnaciones y la búsqueda del buen karma, y, por el otro, la defensa del mundo animal y, por consiguiente, la crítica de su maltrato en los más diversos aspectos.

Es un libro con el que disfrutar, fácil, que se leer rápido porque engancha. Os recomiendo que lo leáis y que me comentéis que os pareció. ¿Os gustó, como a mí, más que Jesús me quiere?