Cuando descubrí que había un nuevo libro de Adam Nevill publicado en español, no me lo pensé dos veces. Si me seguís, recordaréis que Neville es el autor de Apartamento 16, un libro que a mí me gustó bastante. Más que provocarme miedo, me impactó… recuerdo que no podía dejar de pensar en él; era tremendemante inquietante.

Por ello, cuando supe de su existencia, fui directa a por él. Además, mi seso mandaba señales inequívocas de que corría el riesgo de licuarse con tanto guarrindongueo, perversión y amoríos. ¡Había que cambiar de tercio!

Sobre El Ritual he de decir que es un buen libro, aunque bastante mejorable. Para mi gusto, no llega a alcanzar a Apartamento 16. Aunque tienen algunos aspectos en común, como por ejemplo la sensación constante de que a Neville le encanta Lovecraft, lo bien escrito que está y las imágenes tremendamente escalofriantes que despliega, El Ritual no está a la altura. Quizás sea porque realmente no creo que sea un libro de terror al uso, ya que intenta ir más allá.

En este sentido, El Ritual es un libro que se divide en dos partes muy bien diferenciadas: una excitante, dinámica, muy a la altura de Apartamento 16, en la que el objetivo es causar miedo en el lector; y otra un poco tediosa, lenta, algo estereotipada, cuyo principal objetivo es filosofar. En ambas partes, el componente psicológico es muy importante ya que, aunque hay imágenes realmente inquietantes, Nevill basa el miedo en lo psicológico, en lo subjetivo… No obstante, en la segunda parte del libro hay demasiada “introspección” para mi gusto, el ritmo baja bastante, se ralentiza. Se pasa, para que me entendáis, de una historia de terror y suspense, a un relato donde se habla de la superación personal, del coraje, y de la eterna lucha entre la civilización y lo natural. Algo muy loable, pero fuera de lugar en un libro de terror, a mi modo de ver.

En definitiva, como os comenté mas arriba, se trata de un buen libro, no obstante, os recomiendo que, a diferencia de lo que yo hice, no acudáis a él con la intención de leer una historia de terror: es un libro que va más allá. Quizás vosotros encontréis en él lo ese puntito que yo he echado en falta, y que es el culpable de que no me haya terminado de cautivar.