En muchos foros, se comenta que la Serie Wallflowers de Lisa Kleypas es una de las mejores de la escritora, y sus libros se encumbran como imprescindibles a lo que romántica se refiere. Si me seguís, sabréis que mi primer acercamiento con Kleypas fue la Serie Travis, que me gustó, aunque no me deslumbró. Después de acabarla, me había quedado un poco con las ganas de leer más de sus obras. Según parece, la Travis es uno de los contados acercamiento de la autora a la romántica contemporánea, ya que sus mejores obras se encontraban más bien en lo que a la histórica se refiere, y la Wallflowers, como ya os he comentado, se situaba entre las preferidas de las lectoras.

Todo era perfecto hasta que empecé con el primer libro y me encontré con la típica historia de solteronas y bribones. No quiero desmerecer a la Kleypas; no sé qué fue primero; el huevo o la gallina; la serie de Keyplas o alguna de las miles de novelas que redundan en el mismo asunto… el caso es que yo, después de unas cuantas series de similar temática, como comprenderéis, me encontraba un tanto hastiada, desencantada… aburrida de este tipo de historias.

En honor a la verdad he de decir que, aunque cada una de las entregas sigue el patrón de las anteriores (chica solterona conoce a chico, se enamora sin pretenderlo, hay un suceso violento, se casan, tienen hijos, etc.), no son un calco abominable una de la otra. Es decir, no cansan; no tienes la sensación de que estés leyendo siempre lo mismo, aunque innegablemente siempre sabes cómo va a terminar el asunto. Pero bueno, creo que es una característica a destacar.

Por otra parte, otro aspecto que me ha gustado es que, al ser las “floreros”, entre ellas, amigas, no te despides totalmente de las/los protagonistas de novelas anteriores de manera terminal. No sólo siguen apareciendo en entregas posteriores, sino que tienen presencia destacada en ellas, y eso siempre me ha parecido entrañable y muy muy positivo. Además, aunque normalmente siempre ocurre lo contrario, creo que las entregas van a mejor. Es decir, el primer libro, Secretos de una noche de verano, para mi gusto, es la tipiquísima novela romántica victoriana. En cambio, el ultimo, Escándalo en primavera, me parece el más romántico y original, dentro de lo que cabe, claro.

Las puristas me diréis que no he leído la serie completa; que hay una precuela y una secuela… Lo sé, pero no la terminaré. Los siento. Los libros se leen a buen ritmo, y supongo que sino hubiera leído varias series similares anteriormente, los hubiera disfrutado muchísimo y ansiado saber más. Sin embargo, esta serie y yo no nos hemos encontrado en el momento más oportuno, por lo que nuestra pasajera relación terminará con la cuarta entrega que, de hecho, es la que más he disfrutado.

Por favor, si no habéis leído nada de este estilo, escoged la Serie Wallflowers para empezar. Vuestras cabecitas vírgenes me dirán si la serie es sobresaliente, o como yo la he calificado… del montón.