La princesa de hielo
de Camilla Läckberg

Tras muchos años de ausencia, la joven escritora Erica vuelve a su pueblo natal, donde ha heredado la casa de sus padres recientemente fallecidos. Erica decide darse un paseo por las calles donde transcurrió los primeros años de su vida, pero tras el aviso de unos vecinos, descubre que su amiga de la infancia, Alex, acaba de suicidarse. Conmocionada, inicia una investigación y descubre que Alex estaba embarazada. La historia da un nuevo giro cuando la autopsia revela que su amiga no se suicidó sino que fue asesinada. La policía detiene al principal sospechoso, Anders, un artista fracasado que mantenía una relación especial con la víctima.

¡Consíguelo aquí!

Reseña

La princesa de hielo” de Camilla Läckberg es probablemente un libro que, por iniciativa propia, nunca compraría. Esa portada, ese título, el 19 en un círculo rojo indicando la edición… apesta al típioco best seller barato que, particularmente, suelo detestar. ¿Por qué lo compré entonces? Resulta que estaba en El Corte Inglés buscando “El Chino” de Mankell. No lo encontraba por ninguna parte y tuve que preguntarle al dependiente -que por cierto, lleva años en esta sección- acerca de  poder localizarlo. Se quedó sorprendido y me miró pensando (me juego totalmente el cuello sobre que estoy en lo cierto) que ese libro no era muy apropiado para una señorita como yo…. E igual lo dijo y todo, en voz alta, ¿quién sabe?

No suelo hacerlo, pero se me ocurrió preguntarle sobre algún libro que pudiera estar interasante y que hubiera sido publicado recientemente. Con “El Chino” en la mano y con la idea marcada a fuego en su mente de que yo era una morbosa redomada y una fan de la sangre, los asesinatos, la novela negra y, a la vez una señorita, me recomendó sin dilación el libro de  Camilla Läckberg.

En este sentido, “La princesa de hielo” se parece bastante a “El Chino” ya que ambos libros tratan de hielo, nieve y crímenes. Son libros de esos que, sólo con leer su primer párrafo, te mueres de frío y necesitas ponerte un café.

Como deberíais saber, el libro de Mankell, no me gustó mucho. El  de Läckberg, no me ha desagradado tanto (es fácil de leer, interesante en momentos) pero tampoco me ha parecido nada del otro mundo. Tampoco me ha resultado tan bueno como para que yo tenga la diecinueveava edición y me ha irritado bastante que,  en la contraportada, se haya recogido un comentario de una tal Sala Allehanda que compara a la escritora con la mismísima Agatha Christie.

Ya desde la mitad del libro se podía vislumbrar, más o menos de forma clara, el misterio del libro… aunque los personajes omitieran parte de la información de manera descarada. Si esta estrategia de la escritora sueca estaba encaminada a enfatizar el suspense y las espectativas, desde mi punto de vista, consigue todo lo contrario. Esconder información de forma tan artificiosa no sólo es una manera de engañar vilmente al lector sino una forma soterrada de esconder una trama que tiene poca chicha.

Los personajes, asimismo, no son nada del otro mundo… estereotipos clásicos de este tipo de novelas, que no descubren nada nuevo.

En definitiva, aunque es facil de leer y entretenido, a veces, creo que podremos seguir viviendo sin Camilla Läckberg en nuestras vidas.

Escrito por El Ojo Lector