Indiscreción

Harry y Madeleine Winslow son una atractiva pareja de clase alta y cuentan con un exclusivo círculo de amistades. Su idílica existencia se acaba cuando entra en sus vidas la joven Claire, aportando frescura y encanto…, tanto que incluso el hasta entonces fiel y modélico marido, Harry, cae en sus redes e inicia con ella una tórrida relación. Moderna, sexy, urbana, ardiente, sofisticada, erótica, cosmopolita e indiscreta. ¿Cuánto crees que puede durar la fidelidad?

¡Cómpralo en Amazon!

Reseña

Hay que admitir que, a primera vista, es fácil llegar a pensar que Indiscreción de Charles Dubow es un libro más de literatura erótica. De esos que van de grandes empresarios podridos de pasta, con preferencias sexuales muy marcadas, y de chiquitas ilusas e inexpertas que se dejan querer. Yo misma podría haber sido víctima del engaño, de no ser porque — esta vez sí — tenía bien claro de qué iba esta novela que, probablemente, sea la peor vendida en la historia del marketing editorial.

El caso es que tanto la portada con la corbatita y la extraña sinopsis con esa retahíla de adjetivos — Moderna, sexy, urbana, ardiente, sofisticada, erótica, cosmopolita e indiscreta — no hacen más que confundir, porque el libro no va para nada de eso. ¡Y lo mejor de todo es que es un buen libro! Un buen libro que se vende como literatura erótica, a un público muy específico, que muy probablemente no verá con buenos ojos no encontrarse con lo que se le había prometido. ¡Qué manera de cargarse una novela desde el principio!

Indiscreción tiene de erótico lo que tengo yo de monja. Sí, se habla de una indiscreción; sí, de una relación extramatrimonial; sí, como suele pasar en este tipo de casos, los amantes se acuestan… ¡Pero también comen, beben y dialogan! Y, en el libro de Charles Dubow, a comer, beber, dialogar y copular se le da, más o menos, la misma importancia. Así que aquellas que habéis visto la corbata roja y habéis pensado que en algún momento alguien en el libro la usaría para atar a alguien, dad media vuelta y corred. Este libro no va de eso; no esperéis nada parecido.

En cambio, si os gustó, como a mí, En las manos de las furias de Lauren Groff, este libro os podrá gustar bastante. Pese a sus diferencias, y aunque el libro de Groff es mucho más sorprendente — también es un poco más denso y árido —, ambos libros van en la misma línea. Se centran en la vida de un matrimonio — a primera vista idílico —, en sus relaciones con los demás y en cómo lo más mínimo puede cambiarlo todo. Indiscreción, es un libro un tanto fatalista y sobrecogedor. Un pelín crudete y negativo. De hecho, creo, que a más de uno — o una — después de leerlo, se le quitarán las ganas de ser infiel por mucho tiempo.

Sin embargo, Indiscreción es más que un libro sobre la infidelidad; o, por lo menos, así quiero verlo yo. Hace un retrato bastante pormenorizado de la alta sociedad estadounidense; esas personas que pasan idílicas temporadas en Los Hamptons y que parecen haber llegado antes de tiempo a la época dorada de sus vidas. ¿Es posible estar totalmente satisfechos con nuestras vidas? ¿Cuándo algo es suficiente?

Posiblemente, lo que más me haya gustado de Indiscreción sea el narrador tan particular del que se sirve Dubow. Aunque a lo largo del libro siempre se hace hincapié en el triángulo amoroso protagonista, en realidad, la historia se vértebra en torno a cuatro personajes: los cónyuges, la amante y el narrador. Este último, aunque no interviene directamente en la historia principal, ya que es un amigo de la pareja, a medida que avanza el libro posiblemente se transforma en el personaje principal y protagonista del libro. De hecho, a mi me ha cautivado. Asume, literalmente, el papel de narrador, en su propia piel, en el sentido de que su propia existencia como personaje está supeditada al resto del elenco. Es un voyeur. Un personaje anclado en el pasado que parece que vive en las carnes de sus propios conocidos, sobre los que también construye su propia historia. ¡Impresionante! Merece la pena leer el libro, simplemente, para conocer a este narrador excepcional. ¿Le daréis una oportunidad?

 

Escrito por El Ojo Lector

Soy El Ojo Lector y me encanta leer. Vivo en Sevilla (Andalucía, ES), con mi novio y mi chihuahua-pantera Panchito. Soy fanática de Los Beatles, me encantan los frijoles, el sushi, los macs, el Real Betis Balompié y las películas de Rocky. Desde 2008, leo y reseño en la sombra. Recomiendo libros. No esperes críticas edulcoradas; no las encontrarás, para bien o para mejor :)