Supongo que si alguien me hubiera dicho que Aniquilación de Jeff VanderMeer era el primer volumen de una trilogía de ciencia ficción, no lo hubiera comprado. A ver, he leído algunas novelas de dicha temática y, aunque hay géneros que descartaría antes que a la sci-fi (los libros de autoayuda, por ejemplo), he de admitir que no me va demasiado. No soy de las que flipan en colores con mundos lejanos, razas no antropomórficas y naves espaciales. Sí, he reducido el género a tres topicazos, pero la verdad es que tampoco es algo que me emocione (ni en libros, ni en cine…) Por ello, es probable que Aniquilación sea un libro excelente desde el punto del entendido o lector habitual de este tipo de temática. Por lo que a mi respecta, una no iniciada a la que no le hace demasiado chiste en asunto (sí, ya lo he dicho unas cuantas veces), he de decir que no me ha gustado demasiado.

Si os soy sincera, me está costando muchísimo escribir esta reseña porque pienso que puedo llegar a ser bastante injusta con el libro. A ver, sabéis que me encantan las trilogías. Por ello, cuando me enteré que Aniquilación era el primer libro de una trilogía llamada Southern Reach, corrí como pollo sin cabeza (bueno, mis deditos en el Kindle corrieron) para hacerme con él. ¡Cuántas veces me lo digo! ¡Lee las sinopsis, que luego te llevas sorpresas!

Y en así estamos…

Para más inri, además de pertenecer al género en cuestión, tiene mucho de novela de terror. A mí me gusta el terror, me encanta pasar algo de miedo (aunque es difícil llegar a asustarme) pero, sin embargo, ni en eso la novela de Vandermeer ha acertado conmigo. Y no es que no dé miedo, que no da, ni de pasada; de hecho, no da ni agobio, por lo menos a mí no, aunque todos hablen de una atmósfera densa y claustrofóbica. Es que toda la historia me recuerda TANTO a cuento de Lovecraft (y llamadme asesina lectora, pero a mi Lovecraft no me gusta demasiado) que ya, con esto, me echó totalmente para atrás. Este terror metafísico, intelectualoide, con bichos del inframundo, con tramas tan de cerebro-a-cerebro y tan surrealistas que yo no me entero de nada… no me va. Y eso que leí el libro a buen ritmo, y no desde luego no fue porque la trama fuera interesante: quería avanzar por curiosidad… ¡Por si pasaba algo!

En fin, antes de terminar, porque no puedo decir mucho más salvo que el estilo me ha gustado, quería transmitiros que, posiblemente Aniquilación sea un libro genial, sensacional… Sin embargo, por motivos personales, por temática, trama y todo ese tipo de cosas, conmigo no ha conectado. Pero no lo hubiera hecho desde el principio. A ver, es como si no te gusta el gore y ves “Holocausto caníbal”… Pues es normal que no te guste. Pero, al fin y al cabo, ¿qué esperabas? ¿Es una película gore? Infórmate antes, ¿no? Mea culpa.

Posiblemente, el señor Vandermeer -y os juro que no lo conozco, ni me paga, ni me ha regalado el libro- sea un escritor genial y su trilogía maravillosa. Pero yo, con el primero, voy más que servida. ¿Qué haréis vosotros? ¿Os animáis?