“Los libros que se encuentran dentro de la Serie Equipo de Hockey Chinooks de Rachel Gibson harán las delicias de las fanáticas de Susan Elizabeth Philips y su serie Chicago Stars”. Es lo que leí y lo que yo esperaba encontrar cuando me inicié en esta nueva aventura. Efectivamente, son libros muy parecidos, solo que donde colocas fútbol americano pones hockey sobre hielo. Aparte de eso no hay mucho más que decir: macizorros deportistas, dulces muchachitas perdidas en busca de su hombre… creo que hemos visto todo esto más de una vez. Sin embargo, yo me quedo con SEP.

Como en las películas (a excepción de El Padrino III) en las series de este tipo el primer libro es el mejor. Por lo menos, según mi experiencia. Por lo general, los libros que siguen al primero, la punta de la lanza, suelen estar todos cortados por el mismo patrón, así que para el autor es difícil equivocarse. Hace tiempo que leí Chicago Stars, pero recuerdo que era algo que criticaba. Cada nueva entrega era una versión sensiblemente diferente a su predecesora, aunque, irónicamente, nunca tuve la sensación de tedio con ellos. Sí, eran prácticamente iguales pero, de alguna manera, disfrutables al 100%.

Sin embargo, el caso de Rachel Gibson es diferente. Aunque el primer libro es encantador, parece que, aunque son increíblemente previsibles y cortados por la misma tijera, a lo largo que avanza la serie, las entregas van perdiendo chicha. Quizás sea porque, según mi punto de vista, se pasa de un carácter claramente romántico, en las primeras historias, a uno más perverso y sexual en las siguientes. No digo que sea algo malo, pero el tercer y cuarto libro, en este sentido, se vuelven un tanto fríos y desangelados. En estos dos casos, aunque los libros se resuelven, por lo general, con amor para toda la vida y matrimonio, el paso de una atracción sexual sin compromiso al amor verdadero, a veces, se antoja demasiado rápido y, por lo tanto, antinatural. Hace cinco minutos eras un buen polvo; hoy quiero que seas la madre de mis hijos. Mi no entender…

En fin… He parado en el cuarto libro, aunque sé que hay más entregas. Amor verdadero y otros desastres es una copia, un poco burda, del primer libro de Chicago Stars, y tengo que reconocer que me ha dado un poco de coraje. Sólo me queda esperar vuestras opiniones, ¿Rachel Gibson o SEP? ¡Yo lo tengo claro!