La verdad sobre el caso Harry Quebert

La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker, es una novela de suspense a tres tiempos -1975, 1998 y 2008- acerca del asesinato de una joven de quince años en la pequeña ciudad de Aurora, en New Hampshire. Quién mató a Nola Kellergan es la gran incógnita a desvelar en esta incomparable historia policiaca de la narrativa extranjera, cuya experiencia de lectura escapa a cualquier intento de descripción. El mayor fenómeno editorial de los últimos años: un joven suizo de 27 años con un thriller monumental, literariamente adictivo. La novela ha ganado el Premio Goncourt des Lycéens, Gran Premio de Novela de la Academia Francesa y Premio Lire a la mejor novela en lengua francesa. Joël Dicker nació en Suiza en 1985. Su primera novela, Los últimos días de nuestros padres, resultó ganadora en 2010 del Premio de los Escritores Ginebrinos. La verdad sobre el caso Harry Quebert, descrita como un cruce de Larsson, Nabokov y Philip Roth, ha recibido el favor del público y de la crítica más exigente. Su traducción a treinta y tres idiomas la confirma como el próximo fenómeno literario global. En 2008, Marcus Goldman, un joven escritor, visita a su mentor -Harry Quebert, autor de una aclamada novela- y descubre que éste tuvo una relación secreta con Nola Kellergan. Poco después, Harry es arrestado y acusado de asesinato al encontrarse el cadáver de Nola enterrado en su jardín. Marcus comienza a investigar y a escribir un libro sobre el caso. Mientras busca demostrar la inocencia de Harry, una trama de secretos sale a la luz. La verdad sólo llega al final de un largo, intrincado y apasionante recorrido.

¡Cómpralo en Amazon!

Reseña

Aunque sé que volveré a ella en breve, últimamente tengo una relación un tanto agridulce con la novela romanticona (no digamos ya con la erótico-festiva). Durante toda mi vida lectora, he leído de todo y, de hecho, me jactaba siembre de ello. Ahora, parece que la “novela rosa” me tiene sorbido el seso. ¡Vamos!¡Que parece que siempre leo lo mismo! Y como es posible que sea cierto, esta vez, he querido cambiar un poco de estilo… De hecho, es algo que me gustaría hacer cada cierto (y corto) tiempo.

¿Por qué elegí La verdad sobre el caso Harry Quebert de Joël Dicker? Por una mezcla de unos cuantos factores: el soberbio éxito que está teniendo en Francia; los múltiples premios que le está otorgando la crítica, y que, incluso aquí, en la España cañí, se encuentra entre los más vendidos del momento. También, hay que decir que la sinopsis me recordaba un poco a Millenium y a Stieg Larsson aunque , por otra parte, también se asemejaba mucho a libros de Camilla Läckberg y  de Herny Mankel… Esperando que se pareciera más a los del primero que a los de estos últimos me tiré a la piscina, y he de decir que no me equivoqué.

La verdad sobre el caso Harry Quebert es un buen libro tiene mucho que ver con los de Larsson, es cierto, sobre todo con el primer libro de la trilogía Millenium, Los hombres que no amaban a las mujeres: hay una chica perdida y una sociedad un tanto hermética y pequeña donde el culpable puede ser cualquiera. Además, es un libro que engancha muchísimo, que te tiene constantemente en vilo, lo que provoca que leas sin descanso. Además, está todo ese rollo de señor maduro seduce a una quinceañera que genera cuanto menos grandes dosis de morbo.

Por otra parte, es destacable la trama paralela que se desarrolla a la vez que la policiaca. La verdad sobre el caso Harry Quebert tiene mucho de metanovela. Es una novela que explica cómo escribir una novela, que indaga en la creación de una de ellas, algo, por otra parte, intrínseco al propio vivir del escritor. De este modo, además de una inquietante, frenética, trama políciaca, con inesperados giros, tenemos una novela que nos habla sobre el proceso creativo que supone escribir una novela, los bloqueos, la estructuración de un libro y el sentido de ser escritor. Muy interesante si muchas veces has querido escribir algo y no has pasado de la primera página.

No obstante, no todo ha sido un jardín de rosas, de ahí que el libro tenga nada más (y nada menos) que cuatro estrellas. Como no, de nuevo, ha sido el final… No sé si me he vuelto demasiado exigente, pero según mi opinión esta novela cojea en el final. Creo que a Dicker le ocurre algo parecido que a lo que le pasó a los guionistas de Perdidos: marearon tanto la perdiz, crearon tantas subtramas, que el final se tornaba imposible y por momentos irreal. En El caso de La verdad sobre el caso Larry Quebert, después de tantos giros, después de poner en el punto de mira a más de una decena de personajes (dudas de la inocencia de todo el mundo), la solución final se torna demasiado complicada e irreal. Es demasiado forzada, para mi gusto, y existen algunas incoherencias inexplicables.

Pero bueno, por lo general, es un buen libro. Ahora que por estas latitudes estamos más que hartos de frío, es una novela perfecta para leerla junto a la estufita, calentitos, con un chocolatito caliente. ¿Os gusta el plan?

Escrito por El Ojo Lector

Soy El Ojo Lector y me encanta leer. Vivo en Sevilla (Andalucía, ES), con mi novio y mi chihuahua-pantera Panchito. Soy fanática de Los Beatles, me encantan los frijoles, el sushi, los macs, el Real Betis Balompié y las películas de Rocky. Desde 2008, leo y reseño en la sombra. Recomiendo libros. No esperes críticas edulcoradas; no las encontrarás, para bien o para mejor :)