Cuando es real

Fiestas, riqueza, fama y una historia de amor digna de Hollywood. El cantante Oakley Ford lo tiene todo: éxito, fama, premios, dinero, millones de seguidores… y una asombrosa habilidad para meterse en problemas. Ahora mismo su carrera está estancada y necesita desprenderse de la imagen de chico malo para que Donovan King, el mejor productor musical del país, acceda a trabajar con él. Oakley se propone demostrar al mundo que ha madurado y la solución pasa por mantener una relación estable con una chica «normal y corriente». ¿Y quién mejor para ayudarlo que Vaughn, una camarera de lo más normal? Vaughn y Oakley fingirán ser pareja para que todos crean que el cantante ha sentado la cabeza, pero ninguno de los dos esperaba enamorarse de verdad.

¡Cómpralo en Amazon!

Reseña

¿Os acordáis de esos programas de la tele donde se hipnotizaba a la gente? En algunos, incluso, te aseguraban que podrías comunicarte con seres queridos ya fallecidos. En otros, señoras de mediana edad acariciaban enormes ratas de laboratorio como si de un minino se tratase. También, estaban aquellos programas en los que se inducía al trance simplemente para hacer reír al personal, como pasaba con aquellas personas rígidas como una tabla con una cabeza en una silla y con los pies en otra. A mi me llamaba la atención aquellos trucos donde el hipnotista establecía una palabra clave: cada vez que la pronunciara, el hipnotizado tendría que hacer una cosa bochornosa, como rascarse la nariz o imitar a una gallina. Nunca fui a ninguno de esos programas, tampoco me hipnotizaron, aunque de un tiempo a esta parte no lo tengo del todo claro. Y es que siempre que leo las palabras estrella del rock o sucedáneo en cualquier cubierta de cualquier libro, da igual de la novela que se trate, la tengo que leer sí o sí… Como si estuviera hipnotizada… Voy a por ella como las locas, y luego, ya sabéis, pasa lo que pasa.

Esto me ocurrió con Cuando es real, un libro del que la mayor parte de la gente solo reseñaba su capacidad de enganche, pero que tenía las tres palabritas mágicas… Así que, aunque había jurado y perjurado más de una vez  que no leería libros de chicos malotes, me tiré de nuevo de cabeza… ¡Qué le vamos a hacer! Nunca aprenderé… Doble salto mortal.

Cuando es real es un libro que, como ya sabía, engancha mogollón; te lo terminas fácilmente en un día de intensa lectura. Me ha recordado a un libro que yo critiqué hasta la saciedad (Flower. Un amor intenso), con la grandísima salvedad de que este libro no me ha parecido tan absurdamente malo. Es un libro normal: no pasa nada si lo lees, tampoco si no lo haces. No tienes que pedirle peras al olmo, aunque, por otra parte, el fruto del olmo (que no se cuál es), en un momento determinado, puede no venir mal…¿Qué os quiero decir? Que hay cosas peores; aunque lo que leereis en Cuando es real tampoco es nada del otro mundo o que no hayamos leído mil veces ya, a nadie le amarga un dulce.

La historia, como os digo, tampoco es nada original: cantante de rock, de complicado pasado, quiere lavar su imagen con una chica “normal”. Me da un poco de dentera eso de ser “normal” o no, pero bueno ni el chico complicado ni la chica “normal” están mal: son potables. El final, blanco y en botella, lo podréis imaginar con solo ver la portada.

Sin embargo, no es un mal libro juvenil, sobre todo si lo comparamos con otros libros como Flower. Un amor intenso. Aunque ambos protagonista tienen los suyo (pasado truculento, padres pasotas o fallecidos… ) lo cierto es que todo se plantea desde un punto de vista mucho más sano. La sexualidad se vive como lo que es: una parte fundamental de la vida y del desarrollo de una persona; la mujer no es alguien que va a remolque de su chico: tiene su vida, sus inquietudes, sus esperanzas… y todo ello es compatible con su historia de amor.

Hace algunas reseñas os hablaba de la lectura sin pretensiones. Este Cuando es real podría ser, perfectamente, una lectura de este tipo. Agradable, sin altibajos, sencilla, emotiva… que, posiblemente, si no hubiera tropecientos libros en las librerías que hablaran de lo mismo, tendría una mejor puntuación en este blog.

Escrito por El Ojo Lector

Soy El Ojo Lector y me encanta leer. Vivo en Sevilla (Andalucía, ES), con mi novio y mi chihuahua-pantera Panchito. Soy fanática de Los Beatles, me encantan los frijoles, el sushi, los macs, el Real Betis Balompié y las películas de Rocky. Desde 2008, leo y reseño en la sombra. Recomiendo libros. No esperes críticas edulcoradas; no las encontrarás, para bien o para mejor :)