Amos y mazmorras 1
Amos y mazmorras #1

Cleo Connelly siempre quiso ser como su hermana Leslie. Por eso, cuando decidió trabajar para la Ley, Cleo la siguió y se esforzó siempre por llegar a su nivel. Pero solo Leslie fue aceptada en el FBI, mientras que Cleo tuvo que conformarse con patrullar su ciudad natal: Nueva Orleans.Ahora, Leslie ha desaparecido. El subdirector del departamento del FBI ha visitado a Cleo para pedirle que les ayude y colabore en su misión rescate, puesto que necesitan un perfil parecido al de su hermana. La joven policía, llevada por el miedo y la desesperación, accederá a hacerlo antes de entender en qué tipo de misión estaba Leslie metida: ¿Un Rol llamado Dragones y mazmorras DS? ¿BDSM? ¿Tráfico de drogas? ¿Red de trata de personas? ¡¡¿¿BDSM?!! Si antes le hubieran explicado que tendrían que instruirla para hacerla pasar por sumisa, puede que la respuesta fuera otra_ ¿Sumisa? ¡¿Ella?! ¡Pero si su resistencia al dolor era nula y pegaba a la que le hacía las manicuras! No obstante, por su hermana haría cualquier cosa. Un momento_ ¿Había dicho el subdirector que su "amo barra instructor" iba a ser Lion? ¡¡¿¿Lion Romano??!!¿El mismo niño que le tiraba de las coletas, se reía de su poco pecho y siempre se lo hacía pasar mal?

¡Consíguelo aquí!

Amos y mazmorras 2
Amos y mazmorras #2

El atractivo y arisco Lion Romano está devastado por la muerte de su mejor amigo Clint, encontrado muerto mientras trabajaba de encubierto en la misión de la trata de blancas en la que se hallaba inmerso junto con Leslie Connelly, una de las mejores agentes del FBI, cuyo paradero se hallaba desconocido. Lion hará lo posible por recuperar a Leslie, y si para ello debe infiltrarse en el rol de BDSM con la sexy, inconsciente y descarada de su hermana Cleo, el sacrificio merecería la pena. Lo que nadie sabía era que someter e instruir a Cleo en el arte de la dominación y la sumisión, era algo que deseaba hacer desde que la joven cumplió su mayoría de edad. Ambos se enrolarán en una aventura llena de peligro y sensualidad, crudeza y crueldad, en la que las fustas y los látigos marcan la realidad y el día a día. Una poli con vocación de agente especial que no se cree sumisa está a punto de conocer al AMO que está destinado a someterla. ¿Lograrán salvar a Leslie antes de que se maten entre ellos? ¿El trabajo se puede mezclar con el placer? Los juegos están servidos: los dragones salen de sus mazmorras. Esta historia se divide en dos partes. La Doma de Cleo a manos de Lion, que se localiza en la gran y oscura Nueva Orleans y en la que se descubren el uno al otro en sus roles, y después, el intenso y apasionante torneo de dominación y sumisión de Dragones y Mazmorras DS.

¡Consíguelo aquí!

Reseña

Reconozco que muchas veces leo libros y os los recomiendo con gran efusividad. Generalmente son libros que me gustan bastante, por eso os los aconsejo, no obstante, muchas veces, cuando llega a tu vida un libro (en este caso libros) que van más allá, que te atrapan más allá, no sé cómo manifestarlo con palabras. No sé cómo decir que, de lo bueno, esto es lo mejor. Quizás, para eso sirvan las estrellas que otorgo en cada una de mis reseñas.

No obstante, desde aquí os comento que si os gustó Cincuenta sombras, si os gusta la Trilogía Crossfire, o incluso Pídeme lo que quieras de Megan Maxwell, Amos y Mazmorras os encantará. De hecho, es probable que me haya gustado más que los anteriormente comentados y, en el caso del libro de Maxwell, es sin duda un ejemplo claro de cómo escribir una novela transgresora sin caer en lo chabacano, lo hortera y lo turbio. De todas formas, como digo siempre, para gustos colores.

Muchas personas, ante Amos y Mazmorras, se llevan las manos a la cabeza porque la autora, Lena Valenti (española, por cierto), critica abiertamente a Cincuenta sombras y a todas las pseudocopias que han surgido a raíz de su boom. Dejando aparte el hecho de si es de mejor o peor gusto criticar a un compañero de profesión de esa manera o a las lectoras que lo han leído que, al final, serán las que leerán tu libro, he de reconocer que el detalle me ha encantado. Más que nada porque Valenti menciona un aspecto en el que yo me fijé (y critiqué) cuando hice mi reseña de Cincuenta Sombras. Que te vaya el BDSM no quiere decir que estés mal de la chaveta, que te hayan pegado de pequeño o ese tipo de asuntos. De hecho, los protagonistas de la historia de Valenti son totalmente normales en ese sentido. Del mismo modo, también recalca que, las relaciones DS no tienen que ser tan “light” como nos la suelen pintar, y, aunque la historia de Lena peca un poco en ese asunto, también es cierto que muestra, más que otras novelas, el lado más sórdido del asunto. Es decir, hoy en día, la mayor parte de las chicas sueñan con montarse en su casa una mazmorra, que su chico la ate, la flagele un poco, y sobre todo que se dedique en cuerpo y alma a proporcionarle mil orgasmos. No obstante, el BDSM es un mundo más sórdido, y eso es algo que no se puede olvidar ni tomar a la ligera.

En este sentido, Valenti nos muestra una visión más extensa de lo que son las relaciones de Dominación y Sumisión, acompañándose de una emotiva, especialísima, resplandeciente (no sé que adjetivos darle más) historia de amor, atemporal y preciosa. Amos y Mazmorras se compone de dos tomos. La primera parte, narra el entrenamiento e iniciación en el DS de Cleo, por motivos laborales, a manos de su amo/compañero de trabajo/amor de la infancia, Lion Romano. Para que os hagáis una idea, Lion Romano es el chico que a todas nos gustaría encontrar tirado en el sofá y en boxers cuando llegamos a casa. La segunda parte, nos muestra sus peripecias en el juego “Dragones y mazmorras edición DS” en donde se conjuga rol y BDSM.

Algunas veces he jugado al rol (seguro que mi atractivo acaba de caer unos cuantos puntos, al escuchar esto) y, como a todos los nacidos en los 80, nos fascina Dragones y Mazmorras. Por ello, toda esta temática me apasiona, aunque a algunos puede parecerles un poco rollo. ¿Existirá realmente un juego de rol BDSM? ¡Para fliparlo!

Por lo demás, los personajes son encantadores (no sólo Romano). Aunque, en algunos aspectos un poco bizarros, están totalmente en su papel. Nada de exageraciones tipo Megan Maxwell. La pareja protagonista es como debe ser, despliegan una química brutal y, aunque en el segundo libro todo es un poco más rollo, son geniales. Me han encantado. Además, Valenti rompe totalmente con el estereotipo que actualmente triunfa. Como ya comenté, los personajes, dentro de lo que cabe, son personas de los más naturales: nada de traumas infantiles, relaciones destructivas o fortunas desorbitadas.

En general, es todo muy natural. Muestra de ello es que la autora se permite pinceladas chispeantes de humor bastante bien conseguidas. En algunos puntos, sobre todo del primer libro, es inevitable soltar una buena carcajada con las ocurrencia de Valenti. Esto no hace más que dotar al libro de originalidad y estilo, diferenciándolo de cualquier otro libro erótico-festivo, por lo menos de los que están actualmente triunfando en el mercado

En fin, como os habréis dado cuenta, me ha encantado. 5 estrellas para Amos y mazmorras. ¿Os atrevéis?

Escrito por El Ojo Lector

Soy El Ojo Lector y me encanta leer. Vivo en Sevilla (Andalucía, ES), con mi novio y mi chihuahua-pantera Panchito. Soy fanática de Los Beatles, me encantan los frijoles, el sushi, los macs, el Real Betis Balompié y las películas de Rocky. Desde 2008, leo y reseño en la sombra. Recomiendo libros. No esperes críticas edulcoradas; no las encontrarás, para bien o para mejor :)