Reconozco que me alegré mogollón cuando anunciaron que Dolores Redondo había resultado ser la ganadora del último Premio Planeta. Como sabéis, ya que lo recomiendo por activa y por pasiva de manera cansina, su Trilogía del Baztán me cautivó. Posiblemente, esto se debía a la conjunción mística entre policíaca y paranormal que la autora conseguía. En definitiva, supuso el descubrimiento de una genial autora y de personajes inolvidables (para lo bueno y para lo malo). ¡Ay, inspectora Salazar! ¡Todavía tengo pesadillas con su señora madre!

En fin, que me alegré mucho cuando ganó el Planeta; aunque fuera con otro libro. Que este hubiera sido bueno o malo, hasta cierto punto, me daba igual. Como autora, Dolores Redondo merecía un premio, y punto, aunque como comprenderéis tenía unas ganas locas de hincarle el diente al galardonado.

Hoy, tras terminarlo, y después de leerlo a buen ritmo, pero sin un entusiasmo apabullante, he de decir que, posiblemente, Todo esto te daré es un buen thriller policíaco, un más que aceptable retrato de cierto estrato social en cierta zona de España, y, contra todo pronóstico, una auténtica decepción para este Ojo Lector.

No, no me ha gustado mucho.

La culpa es, para variar, de las malditas expectativas y, por supuesto, de las odiosas comparaciones. Que esta novela haya sido escrita por Dolores Redondo, junto con las expectativas que yo tenía puestas en su nueva novela, no han hecho más que fastidiar, ya que, si hubiera sido otro el autor o autora, no sé si la hubiera valorado un poquito mejor, pero sí que muy probablemente no tendría la sensación de decepción que ahora mismo me invade.

Aunque sabía que no era muy lógico y que, probablemente, me equivocaría, como me he equivocado, reconozco que esperaba — inocente de mí — un libro en la línea de los anteriores de la autora. Del mismo modo, también admito que, si me hubiera encontrado algo diferente, pero de la misma calidad, me hubiera superchiflado. Al final, lo que me encontré fue un poco más de lo mismo, pero sin la sustancia que me cautivó en pasadas lecturas.

Todo esto te daré, a mi modo de ver, y salvando las distancias, es una versión un tanto anodina de lo que nos ofreció Redondo en su Trilogía del Baztán. Hablando en plata: es una especie de Trilogía del Baztán pero sin el componente paranormal y sin personajes que dejan huella. Es decir, sin todos esos detalles — detallazos — que nos cautivaron.

Es una novela de misterio, de esas donde cualquiera puede ser el asesino y en las que hay cientos de giros, muy a lo Agatha Christie — de hecho Redondo cita a la autora al inicio de la novela — muy bien escrita y desarrollada. Admito que están muy bien trabajados los personajes, los estadios por los que pasan, cómo evolucionan… Así como el propio proceso del duelo, la elección de un protagonista homosexual fuera de los tópicos, el desarrollo personal paulatino de personajes como Nogueira… Sin embargo, aunque estén bien trabajados, se me antojan anodinos y nada épicos. No tienen chispa. Ni ellos, ni la propia historia. No son originales. No te marcan, y los olvidas en el mismo instante en el que acabas el libro.

Muchos son los que critican a los Premios Planeta, tachándolos de comerciales y de muchas más historias para no dormir. Yo no suelo ser muy aficionada a ellos, la verdad, ya que, en la mayoría de los casos, las temáticas de los libros galardonados ni me van ni me vienen. Este libro lo leí, simplemente y llanamente, porque era de Dolores Redondo y porque su Trilogía del Baztán me encantó. Todo esto te daré no es un mal libro; es un buen thriller, bien escrito y desarrollado, pero, bajo mi punto de vista, no es de lo mejor que he leído de la autora ni tampoco de los mejores thrillers que he tenido la oportunidad de leer. ¿Es una novela merecedora de un premio? Desde mi punto de vista, la novela no; la autora, desde luego que sí. Fiel a mis autoras de cabecera, yo no pierdo la esperanza. Mejores novelas de Dolores Redondo seguro que están por llegar.