Hace algún tiempo os contaba lo mucho que me había gustado la Saga Valeria, los exitosos libros de Elísabet Benavent, por lo que entenderéis que, cuando descubrí que existía una nueva saga de esta autora, no quisiera perdérmela por nada del mundo. En este caso, para seguir con la referencia a nombres de mujeres, la protagonista es Silvia, una informática bastante dispar con una vida amorosa muy tumultuosa.

Cuando terminé la Saga Valeria, tuve a bien darle 4 estrellas. Había detalles que no me habían gustado mucho (podréis leerlo en la reseña) pero le di esa nota, bastante alta, porque eran libros que enganchaban muchísimo, y eso, para mí, es un plus. No obstante, creo que me equivoqué un poco en la valoración, porque con el tiempo, y después de haber leído estos dos libros, creo que la Saga Silvia está muy por encima de su predecesora. ¿Y, entonces, por qué no le has dado a esta última saga una puntuación de 5 estrellas?, os preguntaréis. Bueno, en general, los libros me han gustado muchísimo, sin embargo, no me han tocado la fibra hasta el punto de ser para mi una lectura indispensable. Es decir, si te veo por la calle, querido lector o lectora, y me preguntas qué libro leer, es probable que, en estos momentos, te recomiende Travesuras de la niña mala de Mario Vargas Llosa, antes que recomendarte estos libros (que en la pugna esté una novela de un premio Nobel, no tiene nada que ver). En cambio, si yo supiera que te gusta mucho este género, te los recomendaría, antes que la Saga Valeria, y antes que muchos libros que han sido reseñados en este blog.

Creo que uno de los grandes aciertos de esta saga es que se desarrolla en solo dos libros; si se hubieran necesitado tres entregas o, mejor dicho, si se hubiera “ampliado” a tres entregas creo que no me hubiera gustado tanto. Los libros son increíbles siendo dos y, aunque se te hace corto (no eterno, como en el caso de Valeria), la saga está bien cerrada y te despides de la  novela con cierta satisfacción. La satisfacción, entre cosas, de un final decente (ya sabéis que, últimamente, no veo muchos).

Por otra parte, me ha gustado, en relación con la anterior saga, que solo se base en una protagonista y en sus desvaríos amorosos. Elísabet Benavent, en su línea, apuesta por personajes muy perfectísimos en lo que al físico se refiere. Es poco creíble pero, como dije antaño, a nadie le amarga un dulce, ¿verdad? Los protagonistas me han encantado. Una historia de amor sublime, desde mi punto de vista. Muchos podrían decir también que la suya es una historia poco creíble, sin embargo, a mi me gusta pensar que es una historia poco probable. A ver, (y esto es un spoiler, aunque muy pequeñito) ¿quién no ha fantaseado con ligar con una estrella del rock? ¿Es increíble que algo así pasara? No. En cualquier caso, poco probable, y eso es una de las cosas más bonitas que tiene este libro; la dicotomía entre los sueños y la realidad. Una dura realidad, bien es cierto, pero te quedas con la sensación de que todo puede pasar en la vida y de que todos tus sueños pueden hacerse realidad si luchas por ellos. Mientras lees los libros de la Saga Silvia, te ríes, lloras, sueñas, te despeñas por soñar demasiado… Ante estos libros, los anteriores de Benavent parecen frívolos y vacíos.

Otro asunto que hay que agradecerle a la autora es que, esta vez, no se va mucho por la ramas. Es decir, no retrasa hasta el aburrimiento coitos y situaciones que el lector espera como agua de mayo. Las cosas se retrasan en la medida en que son difíciles, nada más. Todo es muy natural y nada historiado. Además, es muy fácil identificarte con Silvia o con cualquiera de los personajes, de manera que en ningún momento hay ningún despiste en cuanto a lo que sienten los protagonistas y, además, los entiendes. Os juro que, leyendo la Saga Valeria, había momentos en que me perdía y en los que no entendía por qué hacían las cosas así los personajes; supongo que era para liarlo todo y hacer bulto…

Por último, un aporte para las más hot: Aunque me haya puesto un tanto mística, estos libros tienen todo lo que nos gustó en las anteriores novelas de Benavent. Mucho girl-power, escenitas tórridas, protagonistas para mojar pan, trío amoroso de agárrate-que-vienen-curvas, e historias duras pero muy entrañables que convierte este libro en algo más que lo que a primera vista parece.

¡Muy recomendable!