Acuerdos Privados de Sherry Thomas es una novelita, basada en la época victorian, bastante agradable. En cierto sentido redunda en la trama tan utilizada en este tipo de novelas, es decir, eso de búscate un duque y serás feliz. Sin embargo, también se basa en una bonita historia de amor a través del paso del tiempo, y eso ya sabéis que me agrada. Soy una tontina, ¿qué le vamos a hacer? Eso de que dos personas se quieran y se pertenezcan a lo largo de los años, sin estar juntos, pero sintiéndose incompletos sin la otra persona, me chifla. Y, si encima se llevan mal, encojo los dedos de los pies de puro placer.

Acuerdos Privados va sobre todo eso. Aunque es una novela que se desarrolla en la época victoriana, el carácter de los personaje es tan particular que parece que se estemos asistiendo a situaciones del siglo XXI. Situaciones que te pueden pasar a ti o a mí. Es un libro muy romántico, sin embargo, no se deja atrapar por la ñoñerías de la época y el frío empalagamiento de la cortesía: los personajes, en cierto sentido, son bastante mundanos, prácticos, bordes incluso… Por lo que no tienes la sensación de encontrarte en una fantasía edulcorada de finales del XIX… ¡todo lo contrario!

Quizás lo mejor de la novela sean ellos: los personajes. Me ha recordado muchísimo, aunque vosotros pensaréis que estoy loca y que no tiene nada que ver, a la película Tú a Boston y yo a California pero sin niñas gemelas de por medio y, por supuesto, sin pequeñas Lindsay Lohan haciendo de las suyas. Por supuesto, en este blog somos somos fan de la película del 61 y de Hayley Mills. Sea como sea, y dejando fuera a pelirrojas de relajada moral, me ha recordado un poco a la historia de los padres de las chicas. Dos corazones que se adoran, que están locos el uno por el otro pero que, por circunstancias del destino, no pueden pertenecerse, y toda esa frustración la expresan odiándose: en sus encuentros saltan chispas de todo tipo.

Asi que, si no tenéis nada que leer, si os apetece una novelita, ligera y agradable para el verano, Acuerdos Privados de Sherry Thomas puede ser una buena opción.