Hazte un CSI

(por Reparito)
Se le cayó el alma a los pies y se murió. Alguien conoce una forma mas tonta de morirse? Yo  no y eso que me he dedicado a ello.
Dicho asi ya se que queda un poco misterioso, pero permitan que me presente, y asi comprenderán lo que les cuento.
Yo, soy el muerto de toda película de asesinatos que se precie.
Aunque en realidad yo no nací haciendo películas eh! … eso llegaría después.
A mi quien me parió y me dio mi primer trabajo  fue mamá Agatha, una vieja un poco chiflada que no paraba de apretarse tés a las cinco, a los que siempre echaba  su chorrito de Ginebra. ¿O era al revés?
En fin, lo cierto es que entre ella y la reina madre se bastaban para mantener  a tope de trabajo las destilerías. Pero esa es otra historia.
La vieja tenía éxito hay que reconocérselo, pues no tardaron mucho tiempo en empezar a hacer películas a cuenta de esas historias que había escrito y en las que yo me moría siempre como si fuera la primera vez.
Recuerdo  de aquella época que me encantaba pensar que  cada uno en su casa me imaginaría con una cara distinta, un cuchillo distinto, un traje distinto… pero ese encanto se acabó en cuanto el cine llamó a mi puerta.
Lo hizo  en forma de carta de un director de cine, el cual me proponía participar en una película. Yo jamás habia participado en la industria del cine, la verdad, asi que el primer día temblaba de nervios y pensaba si sabria morirme como es debido… si sacarían mi lado bueno…  si ligaría con alguna actriz famosa… en fin… ustedes  ya me entienden. Era un manojo de nervios.
Cuando llegué al plató  una señorita muy amable tras decirle que yo era uno de los que se morían ese dia, me dijo que el director llegaría un poco más tarde pero que podía ir maquillándome y aprendiéndome un dialogo.
-Un dialogo???  -Pensé.
Jamás habia dicho nada, siempre aparecía por ahí asesinado de distinta forma y ahora tenia que aprender a decir cosas como ohh! Me has matado malvado!!! o aquella de Tu también hijo mio???  que tuve que repetir más de 20 veces.
Seamos francos, no se si ustedes habran probado alguna vez a morirse con una hoja de laurel en la cabeza, pero es de las cosas mas absurdas que uno  puede hacer en el mundo.
Nada que ver sin duda, con mi forma preferida de morirme, expirando mi ultimo aliento en los brazos de alguna mujer que me lloraba desconsoladamente diciendo cosas como Oh Harry te quería tanto!!!
Aquello siempre  me hacía pensar que las tenía rendidas a mis encantos. Lo malo es que el director pronto decía Corten!  Y ellas se lo tomaban al pie de la letra.
Como muerto he de reconocer que tengo muchísima experiencia. La primera vez que me mataron fue en la cocina de un caserón antiguo. Nada original la verdad… la típica teacher inglesa que abría el armario buscando la lata de la mortadela y allí estaba yo, con un cuchillo de carnicero atravesándome el pecho. Eso sí me caía con todo el estilo que atesoraba mientras la pobre ingenua chillaba como una loca y salía despavorida.
He interpretado muchas otras muertes, como la de algún poeta deprimido, algún rockero drogata o el muerto 67 en la primera de Rambo. Por cierto en esta ultima me puse de barro hasta las patas. ¡Un horror!
Ahora tengo entre mis manos el ultimo guion que me ha llegado. Resulta que quieren que salga en una serie de éxito mundial… CSI.
Mi representante está muy pesado con que me haga un CSI, todo el día está diciéndome Hazte un CSI!, hazte un CSI!. Pero la verdad…. A mi  que yo me muera no me importa. Pero que me abran en canal para ver si mis gusanos intestinales llevan días o semanas sin comer… ya no me convence tanto.
Que uno será un muerto,  pero  también tiene su dignidad!!!!

FIN

Para saber más: OverdeBooking | Hazte un CSI (“El Ojo Lector”)