Follow my blog with Bloglovin

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo (Haruki Murakami)

votar
Mi valoración:

Haruki Murakami es uno de los novelistas japoneses contemporáneos con mayor prestigio en su país. Pero hablar aquí de literatura japonesa sugiere siempre un mundo exótico, ajeno por completo al nuestro. Sin embargo, Murakami no sólo está considerado ya en Occidente un autor de culto, sino que su extensa obra narrativa ha roto fronteras y la crítica mundial lo sitúa entre Mishima y Pynchon. Era, pues, imprescindible darle a conocer definitivamente también en nuestra lengua. Tooru Okada, un joven japonés que acaba de dejar voluntariamente su trabajo en un bufete de abogados, recibe un buen día la llamada anónima de una mujer. A partir de ese momento la vida de Tooru, que había transcurrido por los cauces de la más absoluta normalidad, empieza a sufrir una extraña transformación. A su alrededor van apareciendo personajes cada vez más extraños, y la realidad, o lo real, va degradándose hasta convertirse en algo fantasmagórico. La percepción del mundo se vuelve mágica, los sueños son realidad y, poco a poco, Tooru Okada deberá resolver los conflictos que, sin sospecharlo siquiera, ha arrastrado a lo largo de toda su vida. Crónica del pájaro que da cuerda al mundo pinta una galería de personajes tan sorprendentes como profundamente reales. El mundo cotidiano del Japón moderno se nos aparece de pronto como algo extrañamente familiar.

Antes de empezar, he de decir que a mí me gusta muchísimo Haruki Murakami. Primero, leí “Sputnik, mi amor” y, después, “Tokio Blues” y tengo que admitir que me encantaron.  Supuestamente, “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo“, además de tener un título un poco retorcido y raro, es una de las mejores obras del japonés. Uno de los libros donde el estilo de Murakami llega a cotas insospechadas y auténticas. Yo sabía que este señor era un poco rarito, excéntrico y fetichista, pero… ¿será posible que yo no me he enterado de nada de este libro? ¡De un libro de 900 páginas!

Es sin duda, una de las obras que, cuando la terminas de leer, tienes la sensación personal de que te faltan neuronas o eres, definitivamente, gilipollas. ¿Me he dejado algo? ¿Tenía que haber leído entre líneas? ¿Cuánto saqué en el iq que me hicieron en el colegio?

Así que, amigos, si estabais interesados en comprar “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo” y buscáis una crítica al respecto, en este blog, lamentablemente, no encontraréis una buena… ¡pero tampoco una mala! Si queréis conocer algo más, podéis contactar con alguien con más neuronas. Por ejemplo, un señor de la Moraleja (que será inteligente y rico) que comentó, en la ficha que le dedica a este libro la Fnac, lo siguiente:

Para mí, el libro que mejor refleja el universo Murakami. Espectacular. ¿Cómo se me pudieron hacer tan cortas 900 páginas?. Absolutamente recomendable para los ya iniciados en Murakami (aunque aconsejo leer antes, por ejemplo, Tokio Blues, también magnífico y más corto).

A parte de ¿einnnn?, lo único que os diré es lo siguiente: hay un libro muy muy malo de Bram Stoker llamado “La madriguera del Gusano Blanco“. Como habrá algún sibarita al que le habrá parecido una obra maestra de la literatura, corregiré mi expresión y diré que hay un libro de Bram Stoker llamado “La madriguera del Gusano Blanco” que, a mi enteder (el entender de una persona que no entiende un libro de Murakami), es una mierda. En dicho libro, como digo, se desarrollaban una serie de batallas metafísicas, a nivel de intelecto, extenuantes… este libro recuerda mucho a todo eso. Es sin duda, y ahora hablo del libro de Murakami, lo más paranoico y raro que  he leido en la vida. Está bien escrito y estructurado, los personajes son geniales, sugerentes y, aunque un poco apáticos, él único aliciente que me hizo terminar el libro. También, estaba el aliciente de resolver lo que realmente pasaba, algo que, como digo, me fue totalmente imposible.

El libro, parece que se desarrolla en una especie de sueño. La realidad, parece una ensoñación; muy poquitas cosas tienen sentido. Además, el personaje protagonista, a su vez,  sueña, lo que convierte todo en un cacao bastante raro, para mi corto cerebro, imposible de descifrar…

Desde luego, una novela ligerita, para el verano, no es.

4 comentarios

Deja un comentario